La ortodoncia la especialidad encargada de corregir irregularidades dentales y faciales. Se basa en la prevención, estudio, diagnóstico y tratamientos para mejorar y mantener una óptima estructura dental. Este tratamiento puede mejorar la funcionalidad, la apariencia, la autoestima y sobre todo la salud dental de cualquier persona.

Para lograr un estado óptimo de salud y armonía, la ortodoncia se implementa mediante el uso y control de diferentes tipos de fuerzas, este tipo de fuerzas son generadas mediante distintos aparatos, ya sean fijos o removibles.

Ortodoncia

En la actualidad existe una gran variedad de aparatos removibles y fijos diseñados para alterar la posición de los distintos grupos de músculos que influyen sobre la función y la posición de los dientes. Son aparatos que en un principio sólo realizan modificaciones funcionales, pero que luego dan lugar a grandes cambios estructurales. Los aparatos cambian y transforman la dirección e intensidad de las fuerzas musculares y producen desplazamientos dentarios.

Ortodoncia con aparatos fijos

Su aplicación está formada por la combinación de brackets, elementos metálicos o cerámicos pegados a los dientes y de arcos de metal que los atraviesan. Los aparatos fijos pueden desplazar de forma individual a todos y cada uno de los dientes en cualquier dirección.

La ortodoncia con aparatos fijos puede conseguir resultados muy precisos, para ello se necesita de una meticulosa técnica mediante la colocación precisa de bandas y brackets cementados sobre todos y cada uno de los dientes, así como de una serie de arcos para lograr los desplazamientos necesarios, de acuerdo con el plan de tratamiento elaborado.

Estos aparatos se recomiendan en aquellos casos en los que hay mala posición dentaria, dientes rotados, para cerrar espacios, y todo tipo de movimientos a la vez.

Los brackets pueden ser visibles, como los metálicos, o estéticos como los de cerámica que son translúcidos o transparentes y se pegan a la superficie exterior de los dientes tomando su color. Pueden ponerse en la cara externa o interna del diente mediante la ortodoncia lingual.

Ortodoncia Fija y Removible

La ortodoncia con aparatos fijos puede estar asociado a una mayor inflamación gingival y sangrado de encías, entre otras afecciones, ya que la higiene bucal es más complicada de realizar, por lo que las personas que van a iniciar un tratamiento de ortodoncia deben tener un buen estado periodontal y una supervisión continua durante todo el tratamiento.

Para la realización de este tratamiento se debe tener en cuenta un programa estructurado de higiene bucal para evitar problemas como la placa bacteriana y la inflamación, también es necesario un buen asesoramiento sobre la dieta, productos disponibles para la eliminación de la placa bacteriana y un seguimiento durante todo el periodo de tratamiento.

 

Ortodoncia con aparatos removibles

Este tipo de aparatos se pueden quitar para su limpieza y en caso de causar alguna molestia son fáciles de remover, son colocados firmemente a los dientes mediante presión. Estos aparatos aplican presiones controladas sobre los dientes que se desean desplazar mediante la acción de elementos mecánicos activos, como resortes, arcos o tornillos. Estas fuerzas son, en su totalidad, artificiales o mecánicas, y actúan directamente desplazando los dientes a tratar.

Los aparatos removibles, son muy útiles para la expansión de los maxilares, sobre todo del superior, en especial para la corrección de “mordidas cruzadas” y apiñamiento dental, así como para movimientos dentarios muy específicos.

Tipos de aparatos fijos

La ortodoncia cuenta con una variedad de aparatos que se ajustan a cada persona con el fin de lograr los resultados deseados, éstos pueden llevar meses o un par de años. En la actualidad son más pequeños, livianos y con menor cantidad de metal que en el pasado. Cuentan con diferentes colores y transparencias con el fin de lograr una mayor discreción mientras se mantengan en uso.

  • Aparatos fijos especiales
  • Retenedores de espacios fijos
  • Alineadores
  • Retenedores de espacios removibles
  • Aparatos de reposicionamiento de la mandíbula
  • Separadores de labios y mejillas
  • Expansor de paladar
  • Retenedores removibles
  • Casquetes

 

Problemas y enfermedades que son tratados con ortodoncia

Es muy importante aplicar ortodoncia a temprana edad para corregir malformaciones y prevenir otro tipo de enfermedades bucales. Entre las alteraciones que necesitan ortodoncia, cabe destacar las siguiente:

  • Malposición dentaria
  • Incisivos con mal ángulo
  • Pérdida prematura de dientes de leche
  • Sobremordida
  • Submordida o prognatismo mandibular
  • Mordida cruzada
  • Mordida abierta
  • Dientes rotados
  • Línea media desplazada
  • Espacio excesivo entre los dientes
  • Apiñamiento dental
  • Problemas con el habla
  • Respiración por la boca
  • Apnea del sueño
  • Problemas de articulación de la mandíbula

Ortodoncia Estética

¿Cómo saber si necesitas una ortodoncia?

En ocasiones podemos optar por la realización de algún tratamiento de ortodoncia principalmente para mejorar nuestra apariencia, sin embargo, la funcionalidad y salud que se obtienen después de realizar este tratamiento son mayores, cumpliendo con el objetivo de restablecer el equilibrio tanto en forma como en función de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

¿Cuál es la edad ideal para comenzar un tratamiento de ortodoncia?

La edad adecuada para realizar una ortodoncia varía según el tipo de problema y su gravedad. Por ello, es aconsejable consultar al especialista tan pronto como se detecte el problema.

Normalmente este tipo de tratamientos se asocia a niños y adolescentes, ya que durante los 7 años en adelante es más fácil corregir alguna alteración dental, dando mejores resultados gracias a la prevención de otras enfermedades dentales. La ortodoncia en adultos es cada vez más común, con muchas personas tratándose con éxito.

Los grandes resultados son gracias a que la ortodoncia en niños es interceptiva o correctiva, siendo sus principales objetivos la correcta erupción de los dientes, la corrección de las estructuras óseas y la colocación de los dientes definitivos.

En adultos, la ortodoncia trabaja sobre dientes definitivos, por ello para tener mejores resultados se complementa con otros tratamientos que aportan, funcionalidad, salud y una mejor apariencia.

¿Qué tratamiento de ortodoncia se adapta mejor a usted?

Existen muchos factores que pueden influir a la hora de elegir el tratamiento de ortodoncia que mejor se adapte a sus necesidades​, ya que depende del estado de los dientes, la edad del paciente y el presupuesto disponible.

 

Tipos de brackets

Tipos de Brackets
Los brackets son aparatos, fijos y removibles, y son empleados para mover los dientes, volver a entrenar los músculos y modificar el crecimiento de las mandíbulas. Estos aparatos funcionan aplicando una presión suave sobre los dientes y los huesos. La severidad del problema determinará cuál será el enfoque ortodóncico más eficaz.

 

Brackets metálicos​

Los brackets metálicos son la opción de tratamiento más rápido y eficaz. Este tipo de ortodoncia es popular por su bajo costo en comparación con otras técnicas, son usados principalmente en niños debido a que su forma y tamaño puede generar una mala imagen, por ello los adultos optan por otro tipo de técnicas.

Los brackets más habituales suelen ser los brackets de acero inoxidable, por sus características y ventajas. El aparato de metal se adhiere a la superficie de los dientes y un alambre de metal flexible pasa a través de cada uno de ellos. Para asegurar el alambre se utilizan bandas elásticas o ligaduras metálicas. Este factor es muy importante y hace que el bracket metálico haga que los dientes se asienten en la posición deseada, ya que cuando se ajusta el alambre en diferentes lugares, los ortodoncistas guían los dientes en la dirección deseada.

 

Brackets estéticos

Pueden encontrarse en diversos materiales como, plástico, cerámica, zafiro o policarbonato, siendo los de zafiro más resistentes y no se manchan, al contrario de los brackets de cerámica. El arco debe ser metálico.

Brackets de cerámica

Los brackets de cerámicao brackets de porcelana están fabricados en materiales mucho más claros que los metálicos, por lo que pasan más desapercibidos. Además, el alambre que conecta los brackets puede ser del color de los dientes, por lo que estéticamente es otro plus para que no se noten tanto. Su funcionamiento y lógica de fuerzas es igual que los aparatos tradicionales.

El tiempo de reubicación es algo mayor al de los brackets metálicos pero los resultados son igual de buenos.

Brackets de Zafiro

Brackets de Zafiro

Los brackets de zafiro son uno de los favoritos por su discreción, ofrecen óptimos resultados, ya que no solo son totalmente transparentes, sino que además proporcionan los mismos beneficios que los brackets tradicionales. Están elaborados con zafiro monocristalino puro, son prácticamente invisibles y ayudan a mantener su dentadura impecable. Al ser brackets más estéticos su precio es mas alto que unos brackets metálicos.

Brackets linguales

Estos brackets se colocan en el interior de los dientes, por lo que no son visibles y son metálicos principalmente. El proceso es similar al de los brackets tradicionales, en cuestión de tiempo de uso, este puede ser mayor debido a la posición y fuerza que ejerce. En cuestión de comodidad puede suponer al principio una mayor incomodidad en el paciente por que los brackets linguales están en continuo contacto con la lengua, aunque gracias a los avances tecnológicos esto ya no es así, ya que el paciente se acostumbra a esa sensación tras un pequeño periodo de adaptación.

Brackets Linguales

Las ventajas de la ortodoncia lingual es que es prácticamente invisible desde fuera, y que no se corre el riesgo de manchar la cara visible de los dientes después de finalizar el tratamiento. Dentro de sus inconvenientes, hay que recalcar que la higiene bucal resulta más complicada, son más caros y resulta más complicado hablar correctamente.

Ortodoncia Invisible

La ortodoncia invisible se basa principalmente en la utilización de férulas transparentes y extraíbles ​que el paciente puede quitarse y ponerse para comer y lavarse los dientes. Estas férulas son hechas a medida de cada paciente, sustituyen a otros sistemas de ortodoncia y el tratamiento está indicado para aquellas personas que, por motivos laborales o estéticos, no quieren utilizar otros métodos de ortodoncia tradicionales.

 

Invisalign

Ortodoncia Invisible

Los Invisalign consisten en la alineación de las piezas dentales mediante alineadores prácticamente invisibles y extraíbles.

Es lo más innovador y nuevo en técnicas de ortodoncia que ha llegado al mercado y ha supuesto un importante cambio en la planificación y desarrollo de este tipo de tratamientos. Se basa en la fabricación a la medida con materiales plásticos de una férula transparente en cuyo interior se colocan una serie de accesorios para controlar el desplazamiento de los dientes hacia la posición deseada.

Su cambio es cada dos semanas, incluso este procedimiento lo puede llevar a cabo el paciente atendiendo a las indicaciones de un programa informático en 3D que permite determinar la evolución de la corrección en cada momento. Se puede quitar y poner según lo requieran las circunstancias de cada persona. Invisalign no utiliza ni alambres ni brackets, evita las habituales ulceraciones y las molestias asociadas a este tipo de ortodoncia. Se puede retirar para comer y cepillarse los dientes, facilita notablemente el mantenimiento de la higiene bucodental.

En la ortodoncia lingual a pesar de que los brackets se diseñan para que sean lo más finos posibles y molesten mínimamente, necesita generalmente un periodo de adaptación que puede oscilar entre los 15 y los 20 días. Este sistema no es removible, pero permite evitar los daños que los aparatos de ortodoncia convencional causan frecuentemente en el esmalte de la parte frontal de los dientes; descalcificación y manchas.

Los alineadores transparentes sustituyen a los tradicionales brackets. La eficacia del resultado reside en la combinación entre alineadores tradicionales e invisibles reduciendo así la duración del tratamiento y garantizando los mejores resultados.

Es eficaz, siempre que el paciente sea constante con el uso de las férulas. Este sistema funciona del mismo modo que el tratamiento convencional con brackets, es decir, aplicando cuplas o pares de fuerzas a los dientes para poder dirigir su movimiento.

La Ortodoncia con brackets basa su acción en el movimiento de los dientes a través de una fuerza aplicada mediante alambres elásticos. El alambre transmite su fuerza al bracket, el cual se haya fuertemente unido al diente, por lo tanto, al mover el braket el diente lo hace con él.
Las férulas ejercen sobre los dientes un efecto similar, ejerciendo al mismo tiempo la función de braket y alambre. Las férulas son elásticas, igual que el alambre, pero no requieren brakets, ya que la acción la desarrollan por estar en íntimo contacto con los dientes.
Las diferencias fundamentales con la técnica de brackets son una mejor estética, posibilidad de retirar el aparato para limpiarlo, se puede predecir la duración exacta del tratamiento y su resultado.

Ortodoncia Invisible Invisalign

Este sistema tiene algunas limitaciones por lo que no todo el mundo puede hacer uso de él. Los problemas de maloclusiones severas pueden necesitar un tratamiento combinado con brackets o incluso cirugía correctora. Es el Odontólogo quien tiene que determinar si el paciente es apto o no.

¿Cómo son las férulas o alineadores?

Se trata de pequeños moldes que tienen la forma de la arcada y están confeccionados de un material especial, duro y completamente transparente, de modo que se pueden quitar y poner sin dificultad y no se notan.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

La duración del tratamiento es variable en función del grado de movimiento que se quiera realizar. Puede variar entre 6 meses y 3 años. Tras realizar el primer estudio, en sólo 3 semanas se puede predecir la duración y resultado de cada tratamiento. Cada férula debe llevarse unas 2 semanas antes de pasar a la siguiente. Este es el tiempo medio en el que los dientes se adaptan a la férula o alineador. Cada férula ha de llevarse el mayor tiempo posible, y sólo ha de quitarse para comer y para limpiarla. En caso de llevarla menos horas el tratamiento se alarga. No obstante, no supone problema alguno para los pacientes el llevar la férula casi todo el tiempo, ya que no es molesto y apenas se ve.

¿Qué ventajas tiene la ortodoncia invisible?

La primera ventaja y la que hace que cada vez más pacientes elijan este sistema, es que nadie notará que lo llevas puesto. Las férulas transparentes resultan prácticamente invisibles una vez puestas y tienen la forma exacta de tus dientes por lo que son mucho más cómodas que los brackets.

Los brackets presentan serios problemas en momentos puntuales, como, por ejemplo, la hora de las comidas. Las férulas de ortodoncia invisible son removibles, por lo que no tendrás que privarte de ningún plato. Basta con retirarlos cuando vayas a comer y volver a colocarlos cuando termines.

Abrir chat
Powered by